Gamificacion

Gamifica tu vida y alcanza tus objetivos

¿Qué es la gamificación?

  • La gamificación consiste en convertir una tarea en un juego para motivarse a hacerla.
  • Lo bueno de la gamificación es que la dificultad de una tarea (o lo aburrida que pueda parecer) puede compensarse si uno se siente recompensado por completarla.
  • La gamificación funciona porque crea una sensación de recompensa cada vez que completamos una tarea, por pequeña que sea.
  • Hace que nuestro progreso se sienta tangible, y esto nos estimula a seguir empujando.

Entender cómo funciona la gamificación

  • La gamificación funciona porque desencadena poderosas emociones.
  • Al utilizar la mecánica del juego en un contexto no lúdico, la gamificación hace que las tareas sean más divertidas y atractivas.
  • Esta sensación de “ganar” proporciona a los jugadores una sensación constante de gratificación y disfrute.
  • Cuando experimentamos algo que nos gusta, nuestro cerebro se ilumina con una sustancia química productora de placer llamada dopamina.
  • Te mantiene motivado y concentrado.
  • En esencia, la gamificación es una técnica de motivación para ayudar a las personas a comprometerse, sentirse motivadas y mantenerse en la tarea.
  • Al ofrecer una recompensa o un incentivo, la gamificación imita la forma en que se puede interactuar con un ordenador o un juego en línea.

Conozca los elementos de la gamificación

  • Los seres humanos han evolucionado para ser estimulados por la resolución de problemas y el aprendizaje, y los juegos son excelentes para ello, en parte porque ofrecen pequeñas recompensas por el progreso gradual.
  • Esto mantiene nuestro cerebro ocupado y nos mantiene en nuestras búsquedas, dijo Tom Chatfield, un autor y filósofo de la tecnología que ha estudiado la gamificación y es un ávido jugador.

Algunos componentes clave:

  • Barras de experiencia: miden nuestro progreso incremental y nos ayudan a visualizar hasta dónde hemos llegado y cuánto nos queda por recorrer.
  • Múltiples objetivos a corto y largo plazo: Son nuestras misiones principales y secundarias, que se dividen en tareas más pequeñas.
  • Recompensas por el esfuerzo: Cada esfuerzo realizado en el juego se recompensa con créditos, como oro, botín y experiencia.
  • Retroalimentación rápida, frecuente y clara: Esto vincula claramente las acciones con las consecuencias, lo que hace que el aprendizaje sea más fácil y rápido.
  • El elemento de la incertidumbre: Seguimos adelante porque queremos saber qué es lo siguiente.
  • Ventanas de atención mejorada: El juego ayuda a potenciar la memoria y la confianza. Los jugadores están más dispuestos a asumir riesgos y a realizar tareas difíciles.
  • Otras personas: El juego nos da la oportunidad de conectar con varios jugadores en línea.

Crea tu propio sistema de gamificación

  • Hay formas sencillas y de baja tecnología de gamificar tu vida y tu trabajo para potenciar tu motivación y hacer más cosas.
  • El primer paso es definir tus objetivos. Estos deben ser específicos, para que sepas cuándo has alcanzado cada uno.
  • A continuación, asigna un número determinado de puntos a cada objetivo en función de su importancia (o dificultad). Por ejemplo, si quieres correr una maratón o escribir un libro, puedes asignar 500 puntos a la consecución de ese objetivo.
  • A continuación, dividirías este objetivo más amplio en “misiones” más pequeñas, en las que trabajarías diaria o semanalmente, como por ejemplo realizar de tres a cinco carreras a la semana, que aumenten de forma constante el kilometraje, y cada carrera vale 20 puntos.
  • Registra tu progreso anotando tus logros diarios y comparando tu progreso a lo largo del tiempo.
  • Recompénsate cuando alcances un número determinado de puntos. Tal vez te des el gusto de salir a cenar después de haber ganado 200 puntos, o de ir a tu tienda favorita después de 300 puntos, o de pasar un día en el spa después de 500 puntos.

Aumentar la productividad mediante minijuegos

  • Puedes utilizar la gamificación para aumentar tu productividad haciendo “minijuegos” mientras realizas las tareas o tachas las tareas diarias.
  • Prueba a asignar un punto por cada plato lavado, o 5 puntos por cada página completada de un informe o por cada correo electrónico enviado.
  • Llevando la cuenta de estas cosas, incentivas a terminar el trabajo más rápidamente, y te sorprenderá lo mucho más productivo que puedes ser.
  • Las listas de control son otra forma de “minijuegos” cotidianos a los que se puede jugar para no desviarse de la tarea.
  • Tachar los elementos de la lista de control provoca la misma liberación de dopamina que alcanzar el objetivo de un juego, y si te das una pequeña recompensa después de marcar cada elemento, reforzarás tu motivación para seguir adelante.
  • Elabora una lista de pequeñas recompensas, como un tentempié que te guste, un descanso de 15 minutos o ver un programa o canal de YouTube favorito.

Utilizar aplicaciones y herramientas de gamificación

  • Una de las formas más populares de utilizar la gamificación es a través de herramientas y aplicaciones en línea que están diseñadas para utilizar los principios de la gamificación para ayudarle a mejorar su vida. Hay una gran variedad de herramientas y servicios disponibles.
  • Al igual que un videojuego, una herramienta online puede crear intriga y emoción.
  • El uso de estos programas le da una sensación de logro, que es una fuerza psicológica increíblemente poderosa detrás del comportamiento humano.

Gamificación del trabajo

Estamos en una época en la que las empresas deben innovar continuamente y encontrar formas de ser relevantes, o arriesgarse a ser marginadas e ineficaces. Para ello, se necesitan empleados que trabajen al máximo de su capacidad, que estén motivados y concentrados, día tras día. Algunos empresarios han tenido éxito utilizando un juego de rol (como Habitica) que permite establecer tareas recurrentes y puntuales, y crear buenos hábitos.

  • Serás recompensado con oro, nuevas habilidades y capacidades de hechizo en el juego.

Gamificación para ayudarte a aprender

  • También se ha demostrado que la gamificación es beneficiosa para el aprendizaje, ya que crea experiencias que atraen más a los alumnos, mantienen su atención y los motivan a seguir esforzándose por alcanzar un objetivo.
  • La gamificación puede hacer que el aprendizaje sea más informativo y divertido, y al participar más activamente en el proceso, es más probable que la información se fije en la memoria a largo plazo.
  • La gamificación también se presta a elementos de aprendizaje interactivos, lo que crea sentimientos de inmersión, por lo que los alumnos se sienten más integrados en el proceso de aprendizaje.
  • Cuando se desglosa, la gamificación puede estimular la innovación creando formas únicas para que las personas se impliquen más en su rendimiento y se sientan más motivadas y centradas en sus objetivos.
  • En el fondo, la gamificación es nuestra capacidad de aprovechar nuestra psicología para mejorar.

Fuente: Patel, D. (2019, 25 marzo). Gamify Your Life and Become Massively Successful. Entrepreneur. https://www.entrepreneur.com/article/329405