habitos atomicos

Resumen del libro Hábitos Atòmicos | James Clear

Los hábitos son atajos mentales

Un hábito es una rutina o un comportamiento que se lleva a cabo repetidamente y la mayoría de las veces de forma automática.

Cuando te enfrentas a un problema repetidamente, tu cerebro empieza a automatizar el proceso para resolverlo. Tus hábitos son conjuntos de soluciones automáticas que resuelven los problemas con los que te encuentras habitualmente.

Centrarse en los sistemas, no en los objetivos

Los objetivos son buenos para establecer una dirección, pero los sistemas son mejores para progresar.

Los objetivos se refieren a los resultados que se espera alcanzar. Los sistemas son los mecanismos que conducen a esos resultados.

Las capas del cambio de comportamiento

  1. Cambiar los objetivos. Esto significa cambiar los resultados: perder peso, publicar un libro, etc.
  2. Cambiar el proceso. Esto significa cambiar tus hábitos y sistemas: por ejemplo, desarrollar una práctica de meditación.
  3. Cambiar tu identidad. Esto significa cambiar tus creencias: la forma en que te ves a ti mismo y a los que te rodean.

El verdadero cambio de comportamiento es un cambio de identidad

Puedes elegir y empezar un hábito por motivación, pero solo lo mantendrás si se convierte en parte de tu identidad.

Para cambiar tu identidad:

  • Establece el tipo de persona que quieres ser.
  • Demuéstratelo a ti mismo con pequeñas victorias.

Cómo funcionan los hábitos

Los principales componentes de la formación de hábitos:

  • Una pista: Hace que tu cerebro inicie un comportamiento. Es una información que predice una recompensa.
  • Un deseo: Es la motivación que hay detrás de cada hábito. Sin un deseo, no tenemos una razón para actuar.
  • Una Respuesta: Es el propio hábito que se realiza; puede adoptar la forma de un pensamiento o de una acción.
  • Una recompensa: El objetivo final de todo hábito.

Cómo crear buenos hábitos

  • Hazlos evidentes.
  • Hazlos atractivos.
  • Hágalos sin esfuerzo.
  • Que sean satisfactorios.

Cómo acabar con los malos hábitos

  • Hazlos invisibles.
  • Hacerlos poco atractivos.
  • Hágalos difíciles de realizar.
  • Haz que sean frustrantes.

El autocontrol es una estrategia a corto plazo a la hora de crear hábitos

Un método mejor es cortar los malos hábitos en su origen.

Puede que seas capaz de resistir la tentación una vez, pero lo más probable es que no tengas la fuerza de voluntad para controlar tus deseos cada vez que aparezcan. Por tanto, tu energía estaría mejor empleada en optimizar tu entorno. Como eliminar o esconder esos alimentos ultra procesados para mejorar nuestra salud o cualquier otra cosa parecida que te ayude en tus objetivos.

Imitamos los hábitos para adaptarnos

Imitamos los hábitos de tres grupos:

Los cercanos. La proximidad tiene un efecto poderoso e impresionante en nuestra forma de comportarnos.
Los numerosos. Sentimos la presión de cumplir las normas de los grupos de los que formamos parte. Ser aceptado es la mayor recompensa.
Los poderosos. Nos atraen los comportamientos que creemos que harán que la gente nos respete y admire.

Cómo disfrutar de los hábitos difíciles

Cree un ritual de motivación haciendo algo que realmente le guste justo antes de un hábito difícil.

Los hábitos son atractivos cuando los asociamos con sentimientos positivos y poco atractivos cuando los asociamos con sentimientos negativos.

El tiempo que se tarda en formar un hábito

La cantidad de tiempo que lleva realizando un hábito no es tan importante como el número de veces que lo ha realizado.

Puedes hacer algo tres veces en treinta días, o trescientas veces. La frecuencia siempre marcará la diferencia.

La ley del mínimo esfuerzo

Instintivamente elegiremos el camino que requiera menos trabajo.

Si nos exigimos desde un inicio hacer 1 hora de ejercicio cada día está claro que no duraremos más de dos semanas, ya que no estamos acostumbrados y es un a acción difícil de realizar. En cambio si tan tomamos la determinación de hacer 10 minutos al día seguro que será más fácil que podamos poco a poco adquirir el hábito. Luego, cuando nos vemos más capacitados, ya iremos incrementando el tiempo si hace falta.

Como se ha comentado en un apartado anterior un hábito tiene que ser fácil de hacer, y que nos requiera el menor esfuerzo. Al menos… al principio.

La regla fundamental del cambio de comportamiento

Lo que se premia al instante se vuelve a hacer. Lo que se castiga al instante se abandona.

Para conseguir que un hábito se mantenga, es necesario sentir que se ha conseguido al instante, aunque sea de forma mínima.